Iglesias alegan sentir preocupación por opinión de la CorteIDH

 

 

La opinión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) sobre el matrimonio igualitario no caló bien en el seno de las Iglesias panameñas. La Conferencia Episcopal Panameña, el Comité Ecuménico de Panamá y la Alianza Evangélica de Panamá convocaron una conferencia de prensa para rechazar la decisión del organismo regional en materia de derechos humanos.

‘Queremos manifestar que vemos con profunda preocupación los planteamientos emitidos por algunas de nuestras autoridades en torno a la opinión de la CIDH (…) que pretender imponer nuevas nociones de matrimonio y familia’, señala un comunicado de las tres organizaciones religiosas, que aglutina a los católicos y evangélicos.

Hacen referencia a la canciller y vicepresidenta de la República, Isabel de Saint Malo, quien envió a la Corte Suprema de Justicia y al Tribunal Electoral la opinión de la CorteIDH.

Las organizaciones religiosas consideran que se estas ‘nuevas nociones de matrimonio y de familia son ajenas’ a su realidad. Alegan que no forman parte del texto original de la Convención Americana sobre Derechos Humanos cuando Panamá lo firmó el 22 de noviembre de 1969, hace casi medio siglo.

A principio de enero, se dio a conocer la decisión de la CorteIDH al responder una consulta de Costa Rica.

La conferencia de prensa estuvo presidida por el arzobispo de Panamá José Domingo Ulloa, presidente de la Conferencia Episcopal; Julio Murray, presidente del Comité Ecuménico y Leovaldo Zurrita, presidente de Alianza Evangélica de Panamá.

A juicio de Ulloa, esas ‘nuevas nociones de matrimonio’ son de Europa y Estados Unidos, pero ‘no en América Latina’. Sin embargo, cinco países de la región han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, dos han legado la unión civil y diez aún no reconocen el matrimonio igualitario.

‘Nadie se debe mantener en la intimidad de las personas, pero esto no se puede llamar matrimonio, se puede llamar de otra forma’, insistió el arzobispo.

Las organizaciones religiosas consideran que la opinión de la CIDH no es vinculante para Panamá y citan los artículos 68 y 69 de la Convención de Derechos Humanos en los que se establece, según los religiosos, que solo un proceso contencioso donde el Estado es parte de un litigio es vinculante.

‘Las opiniones consultivas como la emitida, no tienen efectos y vinculantes ni obligaciones porque se producen en procesos consultivos no contenciosos’, señalaron en la conferencia de prensa.

Sin embargo, hay grupos y abogados pro derechos humanos que consideran que la opinión de la CIDH es vinculante para todos los países que integran el organismo que forma parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La decisión de la CorteIDH surge en medio de una demanda ante la Corte en contra del Código de Familia al limitar el matrimonio entre un hombre y una mujer, lo que para los defensores de derechos humanos discrimina a las personas de orientaciones sexuales distintas a la heterosexualidad.

‘Llamamos a los cristianos y a toda la ciudadanía en general a estar vigilantes de las actuaciones de nuestras autoridades con el fin de que sus decisiones respondan siempre al sentir de las grandes mayorías y no a un grupo minoritario de personas’, concluyeron las organizaciones religiosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *